DEPARTAMENTO DE LENGUA – IES PEDRO DE LUNA

Aula interactiva

Archive for the ‘Continúa la historia…’ Category

23 de abril ¡fiesta!

Posted by isabelcarabantes en abril 12, 2010

Me acabo de dar cuenta de que el día 23 de abril, viernes, ¡es fiesta! Pero… no tengo muy claro qué se celebra ¿alguien lo sabe?

Bueno, da igual, voy a aprovecharlo para hacer una de las cosas que mas me gusta:

 ¡Leer un buen libro! ¿Alguien tiene alguna recomendación que hacer?

Ya sabéis unas 5 ó 6 líneas serán suficientes para que me contéis cual es vuestro libro preferido y porque.

Muchas gracias y ¡feliz 23 de abril!

Anuncios

Posted in Continúa la historia... | 19 Comments »

Los años 60

Posted by isabelcarabantes en marzo 3, 2010

Todo aquello que me ha llamado la atención, lo que hemos aprendido, lo que me han contado en casa, lo que he encontrado en internet, lo que no esperaba encontrar… Un tiempo en el que no habiamos nacido pero del que hemos aprendido muchas cosas, como por ejemplo…

Posted in Continúa la historia... | 18 Comments »

Carnaval, Carnaval…

Posted by isabelcarabantes en febrero 10, 2010

Estamos ya preparados para la fiesta, para el cambio y para la primavera. Los alumnos de 1º nos van a contar de qué les gustaría disfrazarse. Puede que todos juntos monten la mejor fiesta de la historia. A ver quien es el primero en llegar…

Posted in Continúa la historia... | 23 Comments »

Historia de enero (1º)

Posted by isabelcarabantes en enero 2, 2010

  Feliz año nuevo. Entre los nuevos propósitos ser muy creativos. Marta ya había dejado esto escrito… vamos a por ello

AÑO NUEVO

-¡Venga Clara! –nos decía mi madre desde el salón-¡Daos prisa, ya casi son las doce!
Yo y mi hermana pequeña Lucy , teníamos que repartir los boles con las doce uvas a cada uno de nuestros familiares: los abuelos, los tíos, nuestros padres y nosotras. Ya cada uno con sus uvas, empezó la cuenta atrás… 12…11…10…9…8…7…6…5…4…3…2…1.
!FELIZ AÑO NUEVO!- gritamos a coro mi hermana y yo- ¡EHH! ¡Que ha pasado aquí!…

De un momento a otro la luz se había ido, y mientras todos nosotros nos dirigíamos a la salida a ver lo que había ocurrido, dos hombres encapuchados robaban todos nuestros enseres llevándose consigo a la pequeña Lucy. Cuando de repente volvió la luz todos nos dimos cuenta que no solo nos habían robado y habían secuestrado a Lucy, sino que también se había cometido el asesinato de mi famoso tío Don William de la Corte de Oirin.

Nadie se explicaba lo ocurrido, mi madre estaba nerviosa y yo muy preocupada por mi hermana Lucy.
-¿Como podrían haber hecho tal cosa?-me preguntaba yo.
Sin duda el que mas sentía la perdida de mi tío era Juan, mi primo, que con tan solo seis años se había quedado sin padre.

Juan se quedó llorando junto al cuerpo de su padre, pero un momento… Los ladrones habían dejado una pista, el lugar donde se iban a encontrar con su jefe y darle la noticia de lo que había ocurrido: era en el aeropuerto. Llamaron a la policía y cogieron un taxi. Cuando llegaron allí vieron pasar un avión que iba a despegar. No sé cómo pero mi primo y yo corrimos para entrar en el maletero del avión. Nos apresuramos y nos metimos en el maletero, nos esperaba una gran aventura…

Juan tenía solo seis años, pero era muy inteligente. Sabía todo sobre aviones, y me dijo que aquel era un Boinn 747-9. Oímos un ruido misterioso que venia de la cabina del piloto. Allí estaba mi tío Willy. No había muerto. Sin saberlo llegamos a la cabina de mandos ¿Qué? Nos preguntamos Juan y yo al unísono ¿Cómo? Su padre estaba pilotando el Boinn 747-9. Unas lágrimas resbalaron por su sonrojada mejilla, pero fueron espontáneas. No era su padre, era el gemelo perdido de su padre y resultó no ser un asesinato solo querían juntarlos.

El hermano de mi tío se llamaba Edyson, que se perdió a los cuatro años en un circo de Londres y desde aquel momento nadie lo había vuelto a ver. Juan y yo teníamos mucho miedo por lo que nos podría pasar. De repente Juan se movió e hizo caer una caja. Entonces nos encontraron. Yo toda asustada agarre a Juan y empezamos a correr, hasta que consiguieron coger del pie a Juan. Entonces mis esperanzas de escapar se desvanecieron en un instante. Sentí como un empujón me frenaba bruscamente, y separaba de mi brazo del pie de Juan, al principio dudé un poco, pero luego me decidí, estaba dispuesta a escapar con él.

Lo conseguimos minutos antes de que el avión aterrizase, esos segundos fueron decisivos para huir. Edyson había caído al intentar capturarme, pero con toda la fuerza que tenía le había tirado una caja que rondaba por ahí. Nada más desembarcar avisamos a la policía, que detuvo a Edyson por intento de secuestro y asesinato… Pero no todo acabó ahí…

Cuando volvimos a casa, mi hermana Lucy estaba sana y salva, esperando a que le contásemos nuestras aventuras. Habían sido muchas emociones para un solo día y todavía era el primer día del año ¿qué nos esperaría el resto?

Marta, Paola, Teresa, Begoña, Zouhair, Andrea, Jessenia, Diego y Begoña.

A pesar de la ayuda de los de 1º C  (gracias por vuestras colaboraciones) no hemos empezado el año con las musas. Vamos a tratar el tema de la continuidad en clase. Se admiten ideas…

 

Posted in Continúa la historia... | 9 Comments »

Historia de diciembre (1º) DÍAS SIN DORMIR

Posted by isabelcarabantes en diciembre 4, 2009

La de noviembre no ha estado nada mal. Y ya tenemos un nuevo inicio para enero. Poneros a la cola, Marta ha cogido el puesto. Esta es la de Teresa… Sugerente  ¿no?

DÍAS SIN DORMIR

Todo empezó una fría tarde de invierno al leer el periódico, antes de la siesta. Me sorprendí por una serie de desapariciones. Decidí llamar a mi amigo Watson porque pensé que juntos podríamos resolver este intrigante caso. Cogí el teléfono y tecleé 3334365434, Watson no contestaba así que decidí ir a buscarlo. Pero como siempre, antes de salir de casa, tenía que abrir la puerta diez veces, comprobar que había apagado el gas tres y acariciar a mi gato siamés cinco. Aquel día tenía un problema… No encontraba a Lucanor, ni adorable gato siamés. Así que, hice lo de siempre, abrir la ventana que daba a los tejados y así esperar a que viniera de vuelta a casa, pues a mi gato le encantaba ir saltando de chimenea en chimenea y a veces, por culpa de su “hobby”, volvía a casa negro por el humo de las brasas. Pero, no tenía tiempo para estar sentado en un sillón durmiendo hasta que me despertara el ronroneo de Lucanor, o como lo llamo yo, Luc. Cerré de un portazo la puerta; le di tres vueltas a la llave; bajé corriendo las escaleras y salí del portal, me dirigí a la parada del autobús, que por cierto llegó enseguida. Al llegar a la casa de mi amigo Watson, le pregunté:

-Oye, eso de las desapariciones hay que cortarlo de raíz.
-Es verdad, cojo mis cosas y nos vamos.

Fuimos a mi despacho y empezamos a investigar, pero de repente me sorprendí. Vi un expediente de mi exmujer, ponía que ahora se dedicaba a raptar a niños. Vivía en Macedonia así que cogí un avión con el Sr. Watson y nos pusimos en camino. Cuando llegamos vimos a un montón de gente alterada. Watson preguntó qué pasaba y respondieron que una señora había puesto una bomba.

Intenté abrirme paso entre la gente hasta llegar al lugar donde mi Sophie (mi ex mujer) estaba agarrando a un niño que llevaba colgados del cuello un puñado de cartuchos de dinamita. El niño lloraba con fuerza y su madre le suplicaba que no le hiciera nada. Por el contrario el padre amenazaba con disparar el arma que llevaba empuñada. Sophie se sorprendió al verme, y me dijo que la separación la dejó muy trastornada, y que no creía que ya no la quisiera. Le rogué que soltara al crío para poder hablar con tranquilidad, le cogí la pistola a aquel hombre y me apunté a la cabeza. Sabía que aún me quería.

Súbitamente noté el dulce tacto de Lucanor en mi cara. Hacia una semana entera que no había podido conciliar el sueño y cuando por fin lo había conseguido, me despertaba con esta extraña pesadilla. Menos mal que oigo a mi mujer que, por lo que parece, está preparando mi desayuno preferido… ¿O será Watson?

Este mes con tanta fiesta, hemos estado muy poco participativos, solo Teresa, Marta, José Luis, Paula han intervenido. Espero que con el nuevo año estéis más inspirados.

Posted in Continúa la historia... | 4 Comments »

Historia de noviembre (1º)

Posted by isabelcarabantes en noviembre 1, 2009

Ya podéis leer la historia del mes de Octubre. No ha quedado nada mal, pese a las historias intercaladas y el desajuste en las entradas. ¡Mi más sincera enhorabuena!. Muchas gracias a los seis creadores. Espero que este mes, todos podáis aportar vuestras ideas. Entre cuatro y diez líneas. Ojo a las faltas de ortografía y a la inclusión de demasiados personajes. Recordad todos los recursos formales de la narración que hemos visto en clase y dejad a las musas haced su trabajo…

LA LOCURA DE MALTAZAR EN EL DESIERTO

¡Es cierto! Siempre he sido nervioso, muy nervioso, terriblemente nervioso. ¿Pero por qué afirman ustedes que estoy loco? Es noviembre, son las doce de la mañana, veo por mi ventana una pesada niebla y huele a humedad. Las vistas no alcanzan más que a un pequeño parque en el centro de Derby. Se pueden divisar alguna que otra ardilla correteando por el suelo, aprovechando la ocasión de que los niños y adultos no están cerca, para coger algunas bellotas. Eso me recuerda cuando tan solo era un crío e iba a preescolar, siempre bajaba al parque después de ir al colegio. Por las tardes, quedaba con mis amigos y nos pasábamos la tarde jugando. Las madres nos preparaban a cada uno la merienda pero siempre nos intercambiábamos los bocatas. Yo, siempre me lo cambiaba con mi amigo James porque su madre le preparaba el bocata de nocilla y a él no le gusta pero como a mí sí, no lo cambiábamos. ¡Hay…! Cuantos recuerdos me vienen a la mente, tantos que necesitaría muchísimos días para contárselos.

Uno de los que mas me gustan de cuando íbamos todos al parque es el del día 21 de Diciembre todos estábamos muy nerviosos esperando a que llegara Navidad y poder abrir nuestros regalos. Yo ese año me porte muy bien, siempre me lo decían mis padres. Me acuerdo que quería un monopatín y una pelota de baloncesto para poder jugar con mi padre en la canasta de atrás de la casa.

Una de mis dudas era por donde entraba Papa Noel cuando estaba encendiendo la chimenea. Cuando aquel día fui a por las galletas a la cocina me fije en lo grande que era el árbol, con sus lucecitas de colores, la estrella en la cima ,…Ahora que tengo doce años, tengo la misma ilusión por estas fiestas, porque todos los años me junto con amigos el 24 de Diciembre, y lo que mas me chocaba era que cuando era pequeño siempre que volvía de cenar me encontraba los regalos en el salon y la ventana abierta, entonces sentía que la navidad es impresionante y que te esconde muchas cosas.

Pero aquel año el 25 el día de Navidad me desperté muy deprisa, ansioso por abrir los regalos cuando baje las escaleras vi el montón de regalos en los que ponía me nombre. Sin pensármelo mas empecé a abrirlos y por fin ese año tuve los regalos que quise. Después de abrir el primero me dí cuenta que mis padres se iban a enfadar si no les llamaba para seguir haciéndolo todos juntos así que fui a su cuarto y empecé hablándoles bajito y a la oreja, pero acabe gritando y dando saltos para que se levantaran. Mis padres se hacían los remolones, igual que yo los días de colegio. Cansados de oírme gritar se levantaron de mala gana. Después de tomar un café, fuimos a abrir los regalos. Mi mayor sorpresa fue al abrir el segundo regalo…¿Cómo? ¿A qué viene esto? Me habían regalado una antigua y sucia figurita de porcelana. No me entusiasmó demasiado, pero, ¿qué les podía decir a mis padres? Les mostré una gran sonrisa que no hacía más que ocultar mi inevitable cara de desagrado.

Después de aquella no tan buena sorpresa me fui a mi habitación con los dos regalos. El primero lo coloqué en mi mesita de noche, en cambio el segundo lo dejé en una vieja estantería llena de polvo, a modo de tope para los libros. No sabía qué hacer, estaba aburrido, me senté en mi silla y eché un vistazo por la habitación. En ese momento me di cuenta de algo: un papel estaba pegado debajo de la estatuilla. Me levanté extrañado, cogí aquella hojita y la miré de arriba abajo. Era un sobre, un sobre que contenía una dorada y bien adornada llave, junto a ella había una nota que, si no recuerdo mal, decía:

Este mensaje es para los que crean en Dios. Como yo creía, seguí leyendo. en el más allá podrás encontrar el tesoro del malvado “M”. Lo llamaban así pero en realidad se llamaba Máltazar. Esto me asustó pero cuando terminé, había un mapa en el que se indicaba donde se encontraba el tesoro. Decidí ponerme a ello.

De repente el teléfono sonó, era una voz desconocida:
–      ¿Quién es?
–      Soy tu ayudante para la misión 007458321. La del tesoro de Máltazar ¿Aceptas?

Yo no estaba seguro pero…

–         ¡Acepto! Dije decidido.
Cogí un avión sin que mis padres se enterasen y me fui al desierto del Sahara. Una vez allí me recogió un hombre alto, fuerte y de color. Me dijo que la misión consistía en encontrar un tesoro escondido en algún lugar en veinte kilómetros a la redonda que se encontraba enterrado a diez metros bajo el suelo. En esos veinte kilómetros, emanaban las miasmas más desagradables, había un oasis y el resto era arena. Siempre hacía bastante viento y mucho sol. Me dio una pala y me dijo:

–         Voy a estar siempre contigo pero no te voy a ayudar.

No sabía por dónde empezar. Así que decidido cogí una pala y empecé a cavar bajo mis pies. Cuando había cavado un metro me cogió del brazo y me dijo:

–         Te estaba poniendo a prueba, he visto que tienes la energía suficiente. Toma, es un reloj que se usa para llamar a una máquina, ya verás, prueba…

Yo no paraba de mirar el reloj, le di cuerda, oí su rítmico tic-tac durante horas pero nada sucedía. El apestoso hedor me producían dolor de cabeza y el sol estaba en todo lo alto. Desee estar en mi casa en el centro de Derby, saborear el bocadillo de nocilla de James, oler la humedad… Ahora entenderán Uds. el porqué de mi nerviosismo. Son las doce y cinco de la mañana y hace demasiado calor para seguir vivo.

Los escritores de este mes han sido Marta, Lizer, Teresa, Alvaro, José Luis, Giovanna, Rodrigo, José Luis, Paula

Posted in Continúa la historia... | 9 Comments »

Continúa la historia 1º DE ESO

Posted by Departamento de Lengua Ies Pedro de Luna en septiembre 25, 2009

Hola chicos,

Como sabemos que tenéis muchas cosas que contar, hemos pensado que todos juntos podemos intentar escribir una historia. Cada mes colgaremos un inicio diferente. Únicamente tendréis que continuar, leer lo que los otros compañeros han escrito después y seguir la trama.

Algunas pautas:

La creatividad es importante, pero introducir demasidos personajes puede resultar confuso.

Ten en cuenta lo que otros compañeros han escrito antes que tú. La historia tiene que resultar coherente. Tiene que tener sentido.

Necesitamos saber quienes sois, así que podéis poner vuestro nombre y apellidos o utilizar un seudónimo que vuestro profesor de Lengua deberá conocer. Todos los post que no estén identificados serán eliminados.

Hay ciertos límites, no menos de 50 palabras, no más de 200.

Os animamos a participar porque sabemos que podéis hacerlo. Vuestro esfuerzo será premiado. No lo dudéis.

Únicamente tenéis que continuar la historia.

Cada mes empezaremos una nueva.

¿Os animas?

Ana y el monte Simakú. 

Cuando aquella mañana sonó el despertador, Ana notó el libro que la noche anterior había estado leyendo hasta las tantas. Pegado a su oreja, el libro le había estado susurrando historias. Oyo a su madre en la cocina preparando el desayuno y pensó: “¡Que raro! Mi madre está preparando el desayuno a las seis de la madrugada”. Extrañada, bajó por las escaleras y al llegar a la cocina vio a dos hombres vestidos de negro saltando por la ventana en ese preciso momento. Presa del pánico gritó, chilló y vociferó pidiendo socorro. Sus padres bajaron para ver lo que había ocurrido, Ana se lo explicó y decidieron llamar a la policía. Cuando llegó ya había amanecido y Ana seguía asustada. Tras una revisión por toda la casa, los ladrones solo habían robado unos documentos sobre la historia de una leyenda que decía así:

Hace mucho tiempo tres hermanos muy pobres vivían en una aldea cerca de Texas. Un día su padre enfermó gravemente. Los hermanos fueron a una ciudad cercana para comprar el medicamento que le salvaría, pero era muy caro y no se lo podían permitir. Ya de vuelta en su aldea su padre les explicó que le quedaba una semana de vida. Agotado el plazo, los dos hermanos subieron a lo alto de una montaña cercana para no ver morir a su padre. Se sentaron en una roca y una grieta se abrió en una ladera de la montaña. Los niños con curiosidad se acercaron a inspeccionarla. En la entrada había un cartel medio enterrado que decía: “Esta puerta solo se abrirá a los de espíritu mas noble y puro”. Los niños entraron sin saber la sorpresa que les aguardaba dentro. Cuando penetraron por la grieta descubrieron que no era una simple cámara lo que había en su interior, era un gran laberinto al que no se decidieron a pasar. El acceso a la grieta estaba situado en la cima de la montaña Simakú.
Los niños corrieron a ver si su padre todavía seguía con vida, ya que se habían dado cuenta de que no se habían despedido de él. Cuando llegaron, su padre todavía no había muerto, y le dijeron que eran personas nobles y puras. Su padre no lo comprendió, y ellos le dijeron que en la cima de la montaña se había abierto una grieta a la que sólo podían acceder este tipo de personas, y que antes de entrar en ese mundo subterráneo querían despedirse de él. Su padre les dijo que su mujer se había pasado toda la vida buscando esa grieta, todos los días repetía lo mismo: ”Una persona noble y pura podrá pasar al inframundo donde pasará hambre y sed durante 20 días, luego será recompensado con todas las riquezas inimaginables. Solo podrás pasar el día de la muerte de un ser querido por la cima de la montaña Simakú.” Dicho esto el buen hombre murió, y los niños cogieron lana y antorchas y se dirigieron a la cima de la montaña
…”

 Eso es lo que dice la historia, ahora era trabajo de la policía, saber porqué los ladrones querían esa leyenda y meterlos en la cárcel, por robo. Ana le dijo al policía:

–         Déjenme ayudar en este caso, por favor, presiento que esta leyenda tiene algo que ver conmigo.

El policía le preguntó que si era mayor de edad y efectivamente, Ana había cumplido los 18 el 8 de Septiembre y aceptó el trabajo con gran interés. El policía solo le dejaba ayudar en ese caso, pero a Ana, tampoco le importó. A ella tampoco le gustaba la policía, lo que le había llevado al caso era la leyenda. Ana salió en la prensa y en la televisión. Cuando iba a la universidad todos le miraban como a una extraña y por la calle era exactamente igual, todo el mundo se fijaba en ella.

Una semana después, los ladrones volvieron a la casa de Ana y la secuestraron. Sus padres estaban muy preocupados y extrañados porque no sabían qué tenía que ver Ana en todo esto. Al día siguiente llegó una carta de los ladrones en la que ponía: “Si queréis volver a ver a vuestra hija, tendréis que comprar la segunda parte de la leyenda El tesoro de Draque y Juan”.

Los padres ya no sabían que hacer, esa leyenda era de hace un siglo. Fueron a las librerías mas importantes de la ciudad, pero en ninguna de ellas estaba aquel libro. Alberto el padre de Ana busco el Internet, su descripción era un libro para niños pequeños. Pero él, aun así lo compró. Cuando el cartero se lo llevó a casa, los padres de Ana se dieron cuenta de que solo era una tapadera. Al abrir el libro solo había una frase: “Miren debajo de la baldosa mas pequeña de la casa”. Parecía mentira pero Ana cuando era pequeña siempre jugaba y decía que en ese lugar estaba escondido el mágico secreto mágico de la casa.Y ahora parecía que iba a ser verdad.

 Los padres de Ana levantaron la baldosa y encontraron un texto que decía: “La madre de los hermanos estaba muy triste por la pérdida de sus dos hijos y de su marido, así que se fue por el camino de la montaña a dar un paseo, y de repente un terremoto desenterró una trampilla en el suelo. La mujer entró, y vio a sus hijos comiendo, les pregunto qué de donde habían sacado los alimentos y ellos le contestaron:

–         Aquí llueve todo lo que te imagines mamá”

 Los padres de Ana vieron que todo empezaba a tener sentido. Viajaron hasta la montaña Simakú, y allí en una pequeña grieta, encontraron el escondite de los ladrones. Ana estaba dormida y a su lado estaba el libro El tesoro de Draque y Juan.

En este relato han participado Javier, Rodrigo, Paula, José Luis, Teresa y Bosco.

 

Posted in 1º ESO, Continúa la historia... | 7 Comments »