DEPARTAMENTO DE LENGUA – IES PEDRO DE LUNA

Aula interactiva

El lenguaje literario

Posted by mjmv en febrero 14, 2014

TEXTO 1

 

La literatura sirve ante todo para la felicidad. Creo que conocer literatura es conocer diversas felicidades (…). Siempre he intentado que mis alumnos vieran en la literatura un placer; de modo que jamás he insistido en fechas  (yo mismo las ignoro); les he dicho: “Desde luego, conviene situar a un autor en determinada o determinadas circunstancias históricas, pero eso es menos importante que el goce de la obra”. De modo que yo creo que la literatura tiene un fin, digamos eterno, que es el de conmover, el de emocionar… y que si no se cumple con ese fin, entonces solo puede interesar a los historiadores de la literatura, personas que en general se reducen a escribir libros demasiados parecidos a la guía de teléfonos, ¿no?, o al censo, es decir, catálogos de autores.

                                         Jorge Luis Borges

 

TEXTO 2

 

El albatros

 

Por distraerse, a veces, suelen los marineros

Dar caza a los albatros, grandes aves del mar,

Que siguen, indolentes compañeros de viaje,

Al navío surcando los amargos abismos.

 

Apenas los arrojan sobre las tablas húmedas,

Estos reyes celestes, torpes y avergonzados,

Dejan penosamente arrastrando las alas,

Sus grandes alas blancas semejantes a remos.

 

Este alado viajero, ¡qué inútil y qué débil!

Él, otrora tan bello, ¡qué feo y qué grotesco!

¡Éste quema su pico, sádico, con la pipa,

Aquél, mima cojeando al planeador inválido!

 

El Poeta es igual a este señor del nublo,

Que habita la tormenta y ríe del ballestero.

Exiliado en la tierra, sufriendo el griterío,

Sus alas de gigante le impiden caminar.

 

 

                                    Baudelaire ( 1821-1867)

¿QUÉ ES LA LITERATURA? (APROXIMACIÓN)

 

 

TEXTO A

Parece como si el mundo caminase de espaldas

hacia la noche enorme de los acantilados.

Que un hombre, a hombros del miedo, trepase por las faldas

hirsutas de la muerte, con los ojos cerrados.

 

Europa, amontonada sobre España, en escombros;

sin norte Norteamérica, cayéndose hacia arriba;

recién nacida, Rusia, sangrándole los hombros;

Oriente, dando tumbos; y el resto, a la deriva.

 

Parece como si el mundo me mirase a los ojos,

que quisiera decirme no sé qué, de rodillas;

alza al cielo las manos, me da a oler sus manojos

de muertos, entre gritos y un trepidar de astillas.

 

El mar, puesto de pie,

le pega en la garganta con un látigo verde;

le descantilla[1] ; de

repente, echando espuma por la boca, le muerde.

 

Parece como si el mundo se acabase, se hundiera.

Parece como si Dios, con los ojos abiertos,

a los hijos del hombre los ojos les comiera.

(No le bastan – parece – los ojos de los muertos.)

 

[…]

¡Alzad al cielo el vientre, oh hijos de la tierra;

salid por esas calles dando gritos de espanto!

Los veintitrés millones de muertos en la guerra

se agolpan ante un cielo cerrado a cal y canto.

 

                                                                        Blas de Otero, Hijos de la tierra

TEXTO B

A pesar de su carácter más netamente universal que la Primera Guerra  Mundial, fue en Europa donde la Segunda ejerció sus principales destrozos, cuya misma estimación se hace difícil por su amplitud y diversidad.

El conflicto golpea esta vez no sólo a los soldados, sino también a los civiles, víctimas igualmente de la represión germano-nipona y de los bombardeos aéreos que llevaron más o menos ciegamente la muerte mucho más allá de los frentes, acarreando la destrucción parcial o total de numerosas ciudades. […] Una multitud de vidas humanas fue, pues, segada, pero, ¿cuántas exactamente? Treinta millones, afirma Jean Delmas en 1964; alrededor de treinta y ocho millones pretende el Gran Larousse Enciclopédico en 1962, confirmando la apreciación de Pierre Renouvin, formulada en 1958, “cerca de cuarenta”, que precisa, acto seguido: “teniendo en cuenta solamente los muertos que fueron consecuencia directa de las operaciones militares, navales o aéreas”.

                       

                        Pierre Thibault, Historia universal

 

TEXTO D

 

Mientras por competir con tu cabello,
oro bruñido al sol relumbra en vano;
mientras con menosprecio en medio el llano
mira tu blanca frente el lilio bello;
                                                      
mientras a cada labio, por cogello.                   
siguen más ojos que al clavel temprano;
y mientras triunfa con desdén lozano
del luciente cristal tu gentil cuello:
 
goza cuello, cabello, labio y frente,
antes que lo que fue en tu edad dorada           
oro, lilio, clavel, cristal luciente,
 
no sólo en plata o vïola troncada
se vuelva, mas tú y ello juntamente
en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada.

 

TEXTO E

Goza de la vida mientras eres joven y muy hermosa, antes de que el rápido paso del tiempo acabe con tu belleza, te convierta en vieja y te conduzca, en fin, a la muerte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ALGUNAS DIFERENCIAS BÁSICAS ENTRE LOS TEXTOS LITERARIOS Y LOS NO LITERARIOS

 

a) Desde el punto de vista del contenido o fondo

 

La wikipedia, fuente tan fiable para estos efectos como cualquier otra, define literatura como “arte que utiliza como instrumento la palabra”, definición muy extendida y nada original que nos remite al concepto de arte, del cual la misma fuente dice  que es “cualquier actividad o producto realizado por el ser humano con una finalidad estética o comunicativa, a través del que expresa ideas, emociones  o, en general, una visión del mundo, mediante diversos recursos, como los plásticos, lingüísticos, sonoros o mixtos”. Al menos una idea debe quedarnos clara: ni el arte en general, ni la literatura en particular, tienen una utilidad práctica clara: ni uno ni otra sirven para nada concreto[2]. Así, una diferencia muy importante entre los textos no literarios y los literarios estará en la intención comunicativa: la de los no literarios será práctica, y la de los textos literarios será de otra índole.

Otro rasgo que caracteriza lo literario es la ficcionalidad.  La literatura imita el mundo real, pero no es la realidad misma, sino una representación de ella construida por el autor a partir de su imaginación.

b) Desde el punto de vista de la expresión o forma

La utilización que se hace del lenguaje es muy distinta en los textos literarios y en los que no lo son: en los textos literarios, es muy importante cómo se dice algo, mientras que en los no literarios simplemente importa qué se dice. Es como si en los textos no literarios el lenguaje fuese un vidrio transparente, pero en los literarios ese vidrio se hiciera opaco, de modo que el receptor tuviese que fijarse en él: actúa la función poética del lenguaje, se produce un extrañamiento de la realidad cotidiana.

Dicho de otro modo: en los textos literarios, la lengua se emplea de una forma intencionadamente estética, buscando crear impresiones y emociones en el lector. El lenguaje literario se caracteriza por su elaboración, lo cual no implica que sea necesariamente más oscuro, sino que el autor lo utiliza de forma consciente para crear en el lector una reacción determinada.

CÓMO ACTÚA LA FUNCIÓN POÉTICA EN LOS TEXTOS LITERARIOS (CÓMO SE OPACIFICA EL LENGUAJE): BREVE PANORAMA TEÓRICO

1º) Importa mucho el significante, es decir, la materia acústica.

Ya sabemos que las palabras significan algo; pero, además, los fonemas de los que están formadas sugieren, connotan: aunque el significante no tenga color o peso o forma, podemos decir que hay vocales claras, como la a, u oscuras, como la o o la u; que hay consonantes más violentas que otras, como la r o la j, y otras, como la s, que sugieren un susurro, el silencio, una serpiente reptando o una caricia.

Describiendo una caverna que pretende que resulte tenebrosa, Góngora dice:

                                    […] el seno obscuro

ser de la negra noche nos lo enseña

infame turba de nocturnas aves,

gimiendo tristes y volando graves

Fíjate en el verso resaltado, y en que la sensación de oscuridad se produce no sólo por el significado de la palabra “nocturna”, sino también por otros motivos:

– los acentos fundamentales recaen sobre vocales oscuras (la u de turba y nocturnas)

–  esas dos úes forman el núcleo de la sílaba tur, que comienza por una consonante fuerte, la t, y termina con una r que parece prolongar la oscuridad de la vocal

                           in-fa-me –túr-ba- de- noc-túr-nas- a-ves

En síntesis, la palabra turba es más oscura que la palabra bandada, su sinónimo, porque esta tiene tres vocales claras que  no convienen al significado del verso.

2º) Importa mucho el significado connotativo

Podríamos incluso elaborar un diccionario de significados connotativos, como existen los diccionarios normales: así, Gerardo Diego escribió que “la guitarra es un pozo con viento en vez de agua”.

La importancia de la connotación hace que los textos literarios no sean nunca totalmente unívocos, sino abiertos a múltiples significados, ambiguos, y que exijan una postura activa, (desde el punto de vista emocional, sensitivo e intelectual) por parte del lector.

3º) Se juega constantemente con la selección y la combinación de términos, teniendo en cuenta tanto los significantes como los significados connotativos. El verso de Góngora sirve para ilustrar la selección de una palabra por su significante; en el siguiente diálogo de Luces de Bohemia, de Valle-Inclán, los personajes reflexionan acerca de tres palabras sinónimas cuyos valores connotativos son, sin embargo, distintos:

RUBÉN: ¡Es pavorosamente significativo que al cabo de tantos años nos hayamos encontrado en un cementerio!

EL MARQUÉS: En el camposanto. Bajo ese nombre adquiere una significación distinta nuestro encuentro, querido Rubén.

RUBÉN: Es verdad. Ni cementerio ni necrópolis. Son nombres de una frialdad triste y horrible, como estudiar gramática. Marqués, ¿qué emoción tiene para usted necrópolis?

EL MARQUÉS: La de una pedantería académica.

RUBÉN: Necrópolis, para mí es como el fin de todo, dice lo irreparable y lo horrible, el perecer sin esperanza en el cuarto de un hotel. ¿Y camposanto? Camposanto tiene una lámpara.

Para entender la importancia de la combinación, fíjate en el siguiente verso de Vicente Aleixandre:

                  cuerpo feliz que fluye entre mis manos

En él, no sólo importa la palabra fluye porque repita los fonemas f y l  que también aparecen en feliz, ni por los valores connotativos del verbo fluir aplicados a un cuerpo, que no es un fluido, sino también por el orden que ocupa en la oración. Si alterásemos ese orden, y dijésemos, por ejemplo,

                  cuerpo que fluye entre mis manos feliz

romperíamos todo el ritmo acentual (el ritmo de los acentos es muy importante en el verso) y la propia medida del endecasílabo (en vez de tener once sílabas métricas, el verso pasaría a tener doce). Y esto es muy importante porque en la lengua literaria, especialmente en la poesía,

4º) Es esencial el ritmo: la lengua literaria, sobre todo el verso, juega con las reiteraciones o repeticiones sujetas a un determinado orden; es decir, con el ritmo. Los dos ritmos fundamentales del verso son el de cantidad (o número de sílabas de cada verso) y el de timbre (o rima, que consiste en la repetición de unos mismos fonemas cada cierto número de sílabas).

Pero existen otros ritmos, además del de cantidad y el de timbre. ¿Qué elementos generan ritmo, por ejemplo, en este famoso poema de Pablo Neruda?

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: “La noche está estrellada,

y tiritan, azules, los astros, a lo lejos.”

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como esta la tuve entre mis brazos.

La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.

Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.

Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.

La noche esta estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.

Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.

Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.

Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.

Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.

Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.

Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos,

mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque este sea el ultimo dolor que ella me causa,

y estos sean los últimos versos que yo le escribo.

5º) Existe una deliberada desviación de la norma: no es habitual ni la utilización del ritmo, ni la importancia del significante y el significado connotativo…

La lengua literaria tiende a causar sorpresa, a hacernos ver la realidad con ojos nuevos (a provocar lo que se denomina extrañamiento). Volvamos a tomar un ejemplo de Góngora:

                  la dulce boca que a gustar convida

                  un humor entre perlas destilado

En parte, la sucesión de estilos literarios está sujeta a -y justificada por- la tendencia de la lengua literaria a desviarse de la norma: cuando un estilo ya no es nuevo tiende a ser sustituido por otro que que se desvía de la norma marcada por el anterior.

EJERCICIO
Di si los siguientes textos son o no literarios y por qué (lo esencial del ejercicio es cómo razones tu respuesta):

1) Así había sido siempre la parte de su vida vinculada a Lucrecia: un ajedrez de huidas y de taxis, un viaje nocturno por el espacio en blanco de lo nunca sucedido. Porque aquella noche no ocurrió nada que no le hubiera sido vaticinado de antemano por la antigua sensación de fracaso, por el vacío en el estómago.

2) El volcán islandés Eyjafjalla ataca de nuevo tras unos días de paz y normalidad en el tráfico aéreo. La nube ceniza, que ya causó el cierre del cielo británico durante seis días de abril, vuelve a perturbar hoy las comunicaciones por aire en Reino Unido. Los primeros aeropuertos afectados han sido los de Irlanda del Norte, cuyo espacio aéreo se encuentra parcialmente cerrado a causa de “la nube de ceniza volcánica de alta densidad (procedente de Islandia) que se acerca con rapidez” a este territorio y a la isla de Man, informa el Centro de Control del Tráfico Aéreo.

3) Apoyado en el hombro de Gildo, hundiéndome en la nieve a cada paso, sin un solo descanso, sin ni siquiera un alto mínimo para mirar atrás y contemplar la larga estela de silencio que vamos dejando entre nosotros y las botas de los guardias, sólo percibo ya el escozor amargo que roe mi rodilla como un insecto.

4) La vida de Willy traza un recorrido de un abandono al próximo, dejándolo cada vez sumido en una desesperanza mayor. El padre abandona a Ben y a Willy cuando éste es muy pequeño, sin dejarle ni un legado tangible (económico) ni intangible (palabras, una historia). Ben después se va a Alaska, dejando perderse a Willy en una versión deformada del sueño americano. Probablemente como resultado de estas experiencias, Willy desarrolla tal pánico al abandono que pretende que su familia encaje a toda costa en el sueño americano. Sus esfuerzos por tener unos hijos perfectos no hacen sino reflejar su incapacidad para entender la realidad.

5) Puede usar el iPhone 3G o posterior como un módem para conectar el ordenador a Internet o compartir Internet. Puede conectar el iPhone al ordenador con un cable de conector Dock a USB o mediante Bluetooth.

6 ) Mientras el estereotipo de la profesora puede acercarse a la figura negativa de la solterona, el del hombre destila, en ocasiones, cierta misoginia. Las profesoras someten sus pasiones a una contención excesiva. En cambio, los profesores se caracterizan por su ingenuidad amorosa. Algunos profesores, sobre todo en películas clásicas, son caracterizados como inútiles para la vida amorosa, dominados o engañados por mujeres intrigantes. Calzonazos, inválidos fuera del mundo ficticio de los libros.

7) Rip no aparece por el Café Casino y me llama más tarde, hacia las tres, y me dice que vaya a su apartamento de Wilshire. Spin, el que vive con él, está tomando el sol desnudo en la terraza y suena Prince. Entro en el dormitorio de Rip y todavía está en la cama, desnudo, y hay un espejo en la mesilla de noche, junto a la cama, y se prepara una raya. Y me dice que me acerque y me siente y mire por la ventana. Me acerco a la ventana y me dice que si quiero coca y le digo que no creo, al menos por ahora.

FORMAS[3] DE LA LENGUA LITERARIA

El escritor puede elegir entre una serie de formas o estructuras predeterminadas, entre unas como a modo de plantillas o moldes en las que encajar su materia literaria, con las que darle forma:

Ø  prosa /verso

Ø  forma de elocución: narración/descripción/diálogo/exposición/argumentación

Ø  género literario: lírica /épica(narrativa)/drama(teatro)

EJERCICIO

¿A qué género literario pertenecen los siguientes fragmentos?

         a) De Casa de muñecas, de Henrik Ibsen:

NORA: ¿Qué consideras tú mis deberes sagrados?.

HELMER: ¿Tengo que decírtelo yo? Son tus deberes con tu marido y tus hijos.

NORA: Tengo otros no menos sagrados.

HELMER: No los tienes. ¿Cuáles son esos deberes?.

NORA: Mis deberes conmigo misma.

HELMER: Ante todo, eres esposa y madre.

NORA: No creo ya en eso. Creo que, ante todo, soy un ser humano, igual que tú…o, cuando menos, debo intentar serlo. Sé que la gran mayoría de los hombres te darán la razón, Torvaldo, y que están impresas en los libros tales ideas. Pero yo ya no puedo pararme a pensar lo que dicen los hombres ni lo que se imprime en los libros. Es preciso que por mí misma opine sobre el particular y procure darme cuenta de todo

         b) De Tengo una pistola, de Enrique Rubio:

Cascaradenuez dice: ¿Qué tal? ¿Alguna batería chunga? ¿Algún trozo de vida perdido e irrecuperable? ¿Alguna anécdota curiosa que hayas grabado últimamente?

Me desperezo y me crujen todos los huesos. Me restriego

los ojos vidriosos. Todavía veo la pantalla borrosa.

Ciria dice: Nada digno de mención. Las baterías son lo peor.

Menudos quebraderos de cabeza. No duran nada.

[…]

Ciria se ha desconectado sin despedirse. Cada minuto se actualiza mi revista

favorita de videojuegos. Cada minuto quito y vuelvo a pinchar la página, como una jeringuilla obstinada e intermitente.Cada minuto hay una noticia nueva. Me vuelvo.

[…]

Deambulo por Times Square entre las dos torres enfrentadasmcon pantallas que emitirían anuncios si estuvieran encendidas. Mientras anochece, experimento una amalgama de sensaciones ambiguas: fascinación, espanto,curiosidad… Las atípicas circunstancias de la ciudad conforman una escena misteriosa e inquietante, como si estuviera en una Manhattan perteneciente a una dimensión paralela. En el horizonte, algunas nubes violáceas convergen anaranjándose en su parte más cercana al sol. La iluminación terrosa del atardecer baña una ciudad desierta,  cargada de un cálido secretismo. Algo se ha movido en mi visión periférica y me ha estremecido.¿Hay alguien más aparte de mí? Busco visualmente en los alrededores con la linterna, pero todo estáquieto y amenazadoramente silencioso. La posibilidad deque aparezca algún movimiento en el cerco de la linterna me aterroriza. Unos lamentos espeluznantes me hacen girar en redondo y los ojos se me salen de las órbitas. Dos individuos avanzan hacia mí cansinamente con los brazos colgando de los hombros, como robots oxidados tironeando sin ninguna fluidez. Deben de ser dos infectados.

 

         c) Para unos vivir, de Luis Cernuda

 

Para unos vivir es pisar cristales con los pies desnudos; para otros vivir es mirar el sol frente a frente.

La playa cuenta días y horas por cada niño que muere. Una flor se abre, una torre se hunde.

Todo es igual. Tendí mi brazo; no llovía. Pisé cristales; no había sol. Miré la luna; no había playa.

Qué más da. Tu destino es mirar las torres que levantan, las flores que abren, los niños que mueren; aparte, como naipe cuya baraja se ha perdido.

 

 

 

LAS FIGURAS LITERARIAS (TAMBIÉN LLAMADAS FIGURAS RETÓRICAS O RECURSOS LITERARIOS)

 

         Antiguamente, tras estudiar Gramática y Dialéctica, los estudiantes pasaban a la Retórica, cuyo fin era enseñar los medios que se han de utilizar en un discurso para persuadir a un público.  El principio del que partía la Retórica era que la Gramática enseña la norma de escribir y hablar correctamente; cualquier desvío de esa norma era considerado un vicio. Los retóricos estudiaron y clasificaron esos vicios con rigor de entomólogos. Pero esos desvíos de la norma pueden llevarse a cabo deliberadamente, para producir efectos especiales en la expresión; el vicio gramatical se convierte entonces en virtud literaria. Y de estudiar y clasificar errores, la Retórica pasó a estudiar figuras literarias.

 

Las figuras literarias son, pues, un listado de manipulaciones o artificios frecuentes- no los únicos posibles, pero sí algunos muy frecuentes- que los escritores pueden utilizar para provocar extrañamiento. En realidad, no son sino juegos con los significantes, los significados connotativos, la selección, la combinación y el ritmo.

 


[1] Descantillar: romper o quebrar las aristas o cantos de algo

[2] Libro de texto

 Pág. 135: Las funciones de la literatura son, al igual que su naturaleza, complejas y heterogéneas. Por un lado, la literatura es fuente de diversión y entretenimiento; por otro lado, sirve de vía de transmisión de ideas y a menudo está al servicio tanto del pensamiento especulativo como de la mejora de la sociedad.

Pág. 137: Horacio consideraba que la finalidad de la obra literaria era prodesse et delectare, enseñar y deleitar.

[3] Una vez le dijeron al músico francés Erik Satie que sus piezas eran muy interesantes, pero no tenían forma. Satie entonces compuso Tres piezas en forma de pera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: